lunes, 20 de febrero de 2017

Tu no existes.


"Quiero que entiendas que tú no eres, que tú no posees cualidad alguna, que no existes y que no existirás jamás, ni por tí mismo, ni por Él, ni en Él ni con Él. Tu no puedes dejar de ser porque no eres. Tú eres Él y Él es tu, sin mediación alguna y sin causa. Sólo si logras reconocer en tu existencia la cualidad de la nada podrás conocer a Allah."

---

"Todo aquello que tú crees que es distinto de Allah, en realidad es Allah, aunque tú no lo sepas. Le ves, pero no sabes que le ves. Cuando seas capaz de comprender que no eres distinto de Allah, cuando este misterio te sea desvelado, entonces comprenderás cuál es tu fin, comprenderás que tu extinción no es posible, comprenderás que jamás has dejado de ser y que jamás dejarás de existir.

Comprenderás que todos los atributos de Allah son tus atributos, que tu exterior es el Suyo, que tu interior es el Suyo, que tu comienzo es el Suyo y que tu fin es el Suyo. No hay duda alguna ni posibilidad de error en estas cosas: tus cualidades son las Suyas y tu naturaleza es la Suya. Más no por ello Él se convierte en ti o tú te conviertes en Él, pues todas estas cosas son ciertas sin necesidad de transformación, disminución ni aumento alguno."

(Ibn al Arabi, "Tratado de la unidad")




envidia / el Bien


"-Ahora conoce el daño que causa su principal pecado: así, pues, no debes admirarte si le condena, a fin de que haya menos que llorar por él; porque si vuestros deseos se cifran en bienes que pueden disminuirse dando a otros participación en ellos, la envidia excita vuestros pulmones a suspirar; pero si el amor de la suprema esfera dirigiese hacia el cielo vuestros deseos, no abrigaríais tal temor en vuestro corazón; pues cuanto más se dice allí "lo nuestro", tanto mayor es el bien que posee cada cual, y mayor caridad arde en aquel recinto.

Menos contento estoy que si me hubiese callado -dije-; y ahora ofuscan más dudas mi mente. ¿Cómo puede ser que un bien distribuido entre muchos haga más ricos a sus poseedores, que poseyéndolo unos pocos?

A lo que contestó:

-Por fiar siempre tu pensamiento en las cosas terrenales deduces obscuridad y error de las claras verdades que te demuestro. Aquel bien infinito e inefable que está arriba, se lanza hacia el amor, como un rayo de luz a un cuerpo fúlgido, comunicándose tanto más cuanto mayor es el ardor que encuentra; de modo que la eterna virtud crece sobra la caridad a medida que ésta se aumenta; por lo cual, cuanto mayor número de almas se dirigen a él, tanto más amor hay allá arriba, y más se ama, reflejándose este amor de una a otra alma como la luz entre dos espejos. Si no te satisfacen mis razones, ya verás a Beatriz, y ella acallará por completo ese deseo y cualquier otro que tengas.
Avanza, pues, para que pronto desaparezcan, como ya han desaparecido dos, esas cinco señales, que sólo se borran por medio de lágrimas."


(Dante, "La divina comedia")



Fuego-Luz



"¡Oh llama de amor viva, que tiernamente hieres de mi alma el más profundo centro!"

(San Juan de la Cruz)

----

«La Raíz de Jesé es un término para la naturaleza ígnea de Dios… Jesé significa un fuego y un ardor; significa el terreno del amor divino y también el terreno del alma. De este terreno crece la vara, es decir, en lo más puro y lo más alto; brota de este suelo virgen en la salida del Hijo. En esta vara se abre una flor, la flor del Espíritu Santo.»

(Maestro Eckhart, citado en "los Veda" de A.Coomaraswamy)


----

"El fuego tan sólo es vivificante de lo que tiende de abajo hacia arriba; lo que tiende hacia abajo está subordinado a lo que asciende. Pero todo lo que tiende hacia arriba es generador; todo lo que se exhala hacia arriba es nutriente."

(Hermes Trismegisto, "Corpus Hermeticum, Ascleipos Libro II)

----  

"Quisiera yo poder dar a entender algo de lo menos que entendería, y, pensando cómo puede ser, hallo que es imposible; porque en sólo la diferencia que hay de esta luz que vemos a la que allá se representa, siendo todo luz, no hay comparación, porque la claridad del sol parece cosa muy desgustada. En fin, no alcanza la imaginación, por muy sutil que sea, a pintar ni trazar cómo será esta luz, ni ninguna cosa que el Señor me daba a entender con un deleite tan soberano que no se puede decir. Porque todos los sentidos gozan en tan alto grado y suavidad, que ello no se puede encarecer, y así es mejor no decir más."

(Santa Teresa de Jesús, "Libro de la vida")




miércoles, 25 de enero de 2017

Sobre la Jerusalem celestial - La ciudad de Dios - el Centro.



"Hay que recordarlo: los muros de las catedrales góticas no están horadados con ventanas para permitir la visión del mundo exterior, sino que su papel es ser, semejantes a las de la Jerusalén celestial, tabiques de luz o gemas resplandecientes."

(Titus Burckhardt, "Chartres y el nacimiento de la catedral")

----

""In this seat of Brahma (Brahma-pura)", that is to say, in the vital centre of which we have just been speaking "there is a small lotus, a place in which is a small cavity (dahara) occupied by Ether (Akasha); we must seek That which is in this place, and we shall know it.""

("Chandogya Upanishad" in Rene Guenon, "Man and his becoming according to the Vedanta")


----

"In the vital centre, dwelling of Purusha, "the sun shines not, nor the moon, nor the stars; still less this visible fire (the igneous sensible element, or tejas, of which visibility is the peculiar quality), All shine by the radiance of Purusha (by reflecting its brightness); it is by its splendour that this whole (the integral individuality regarded as "microcosm") is illuminated.


So, too, we read in the Bhagvad Gita; "one must seek the place (symbolizing a state) whence there is no return (to manifestation)...This place neither sun, nor moon, nor fire illumines; it is there I have my supreme abode."

----

"Bhagvadgita, XV, 4 and 6, In these texts one can observe an interesting similarity with the following passage from the description of the "Heavenly Jerusalem" in the Apocalypse, XXI, 23: "And the city had no need of the sun, neither of the moon, to shine in it: for the glory of God did lighten it, and the Lamb is the light thereof. " From this can be seen that the Heavenly Jerusalem is not unrelated to the "city of Brahman":"

(Rene Guenon, "Man and his becoming according to the Vedanta")

----

"Y así, dos amores hicieron dos ciudades: el amor de sí mismo hasta el desprecio de Dios, la terrena; y el amor de Dios hasta el desprecio de sí, la celestial."

(San Agustín, "La ciudad de Dios", XIV 28)

----

"Esa suprema morada Mía no está iluminada por el Sol ni la Luna, ni por el fuego, ni por la electricidad. Aquellos que llegan a ella, nunca regresan a este mundo material."

(Bhagvad Gita XV 6, en "El Bhagvad Gita tal como es", Swami Prabhupada)

----

"Ciudad que no existe en lugar alguno sobre la tierra. Pero quizás se de en el cielo un modelo como ese para el que quiera contemplar y regir por él la conducta de su alma. Aunque poco importa por lo demás, que exista o haya de existir algún día. Sólo esa, y ninguna otra, es la ciudad adecuada para la acción del sabio".

(Platón, "La República", X)


----

"En el principio de los tiempos, es decir, del ciclo actual, el Paraíso terrenal se hizo inaccesible a consecuencia de la caída del hombre; la nueva Jerusalén debe "descender del Cielo a la Tierra" al final del ciclo para marcar el restablecimiento de todas las cosas en su orden primordial, y se puede decir que desenpeñará para el ciclo futuro el mismo papel que el Paraíso terrenal para el nuestro. En efecto, el final de un ciclo es análogo a su comienzo, y el final de uno coincide con el comienzo del siguiente; lo que no era sino virtual al principio del ciclo se encuentra realizado efectivamente en su final, y engendra entonces de forma immediata las virtualidades que se desarrollarán a su vez
en el curso del ciclo futuro."

(René Guenon, "El esoterismo de Dante")


----

"-Hermes; Pero hay aún otros dioses cuyas virtudes activas y operaciones se distribuyen a través de todo lo que existe. En cuanto a aquellos dioses cuyo dominio se ejerce sobra la tierra, un día serán restaurados y morarán en una ciudad en el último extremo de Egipto, una ciudad que será fundada en el lado del sol poniente, y donde afluirá, por tierra y por mar, toda la raza de los mortales.

-Asclepios; Dime, ¡oh, Trismegisto!, ¿dónde se encuentran ahora estos dioses de la tierra?

-Hermes; Habitan en una gran ciudad sobre la montaña de Libia. Pero ya he hablado suficiente sobre esto."

(Hermes Trismegisto, "Corpus Hermeticum. Libro II Asclepios) 


----


"¡Oh llama de amor viva, que tiernamente hieres de mi alma el más profundo centro!"

(San Juan de la Cruz)




sábado, 24 de diciembre de 2016



"Hätte ich einen Gott, den ich verstehen könnte, ich wollte ihn nimmer für Gott halten."

(Meister Eckhardt)






"Si tuviese un Dios, al que pudiese comprender, no quisiera tenerlo como Dios."

(Maestro Eckhardt)



                                            “Salida del Sol por el Oceano” Vladimir Kush (1965)

Transfiguración


"Escoto Erígena enseñaba que los estados inferiores de la existencia serían absorbidos, al final de los tiempos, en los estados superiores: el mundo mineral en el vegetal, el vegetal en el animal, el animal en el psíquico y este último en el espiritual puro; y ello no por una mezcla de las formas, sino al término de una reinmersión de la substancia más grosera en la más sutil. La formación misma del templo gótico parece prefigurar esta mutación."

(Titus Burckhardt, "Chartres y el nacimiento de la catedral")

++++


"In this state the different objects of manifestation, including those of individual manifestation, external as well as internal, are not destroyed, but subsist in principal mode, being unified by the very fact that they are no longer conceived under the secondary or contingent aspect of distinction; of necessity they find themselves among the possibilities of the Self and the latter remains conscious in itself of all these posibilities, as "non-disctintively" beheld in integral Knowledge, from the very fact of being conscious of its own permanence in the "eternal present".

----

"It is this which allows of the transposition in a metaphysical sense of the theological doctrine of the "resurrection of the dead", as well as the conception of  "the glorious body"; the latter, moreover, is not a body in the proper sense of the word, but its "transformation" (or "transfiguration"), that is to say, its transposition outside form and the other conditions of individual existence; in other words it is the "realization" of the permanent and immutable possibility of which the body is but a transient expression in manifested mode."

(René Guenon, "Man and his becoming according to the Vedanta")




sábado, 29 de octubre de 2016

el espíritu del zen



"Citaré uno de tales ejemplos, quizá un caso extremo. Aunque no tuvo lugar entre un maestro y un monje, ilustra bien el espíritu del zen que prevaleció en sus primeros días, hacia el final de la dinastía Tang. Un monje que había salido del monasterio en el que vivía bajo la dirección de Rinzai (Lin-chi, 867) se encontró con un grupo de tres monjes viajeros pertenecientes a otra escuela budista, uno de los cuales formuló la pregunta "¿Cuán profundo es el río del zen?". La referencia al río estuvo motivada por el hecho de que su encuentro tuvo lugar en un puente. El monje zen recordó sus conversaciones con Rinzai, que se distinguía por las acciones directas, y le faltó el tiempo para responder: "Descrúbelo por ti mismo", haciendo el ademán de lanzar por el puente al que había formulado la pregunta. Afortunadamente, la intervención de sus dos amigos resolvió la situación."

(DT Suzuki, "El zen y la cultura japonesa")